lunes, 22 de agosto de 2016

Sueños ministeriales (después de un chifa)

En la última mesa de un chifa cuyo nombre prefiero no mencionar –me negaron el canje-, nos hallábamos unos amigos de mi promoción del colegio y yo. En el fragor de la cena, entre wantanes y chaufas humeantes, debatíamos con igual pasión los más diversos e improbables temas: la caída de Trump en los sondeos, las bondades del streaming, la diferencia entre el brevete A1 y A2, entre otros asuntos medulares. Luego, como era de esperarse, nos enfrascamos en el lúdico e interminable ejercicio de recordar caras, apellidos, sobrenombres e historias de un mundo que el tiempo ya dejó atrás, pero que nosotros, tercos, preservamos.



Apenas nos trajeron la cuenta, notamos que tres hombres en terno irrumpieron en el lugar. En el cinto de sus pantalones se notaban con claridad las armas.

-Maldición –dijo uno de mis amigos-. Nos van a robar. Justo ahora que tengo celular nuevo.
-Pucha –dijo otro-. Hubiéramos pagado la cuenta antes.
-Yo les dije –dijo uno de la promoción que había llegado casi al final-. Mejor nos hubiéramos ido de frente a tomar unas chelas.

En ese momento, ingresó el mismísimo Pedro Pablo Kuczynski. Todos quedamos sorprendidos de ver al Presidente de la República en persona, pero sin duda el dueño del local era el más alborozado.

-Señor presidente –le dijo-, pase por favor, estaremos encantados de atenderlo.
-Gracias, pero solo quiero que me preste sus servicios. Es que no llego a Palacio.

El dueño, ya menos entusiasmado, le señaló el camino, mientras su seguridad miraba a todos los rincones del local.

Cuando Kuczynski salió dos de mis amigos le gritaron: “Sube sube PPK”. Kuczynski volteó a vernos. Se sonrió, nos hizo su famoso bailecito y se fue junto con los policías de civil que lo cuidaban.

-Qué bacán Kuczynski –dijo uno de mis amigos-. Yo creo que sí va a hacer bien las cosas.
Y la verdad es que los demás compartíamos, en menor o mayor medida, esa esperanza. No sé si alguno era fujimorista o no, pero nadie dijo lo contrario. Se instaló claramente entonces un ambiente de compañerismo y unión, y así estuvimos hasta que llegó la cuenta.

Esa noche, en casa, soñé que mis amigos y yo estábamos en nuestro colegio y Kuczynski estaba a punto de juramentarnos como ministros en el patio central. La campanilla que anunciaba el recreo me despertó. Lástima, estábamos tan cerca. 


Fuente: Revista Velaverde Nº177

1 comentario:

  1. jajaja, muy buena Yuri, seguro fue el cabezon que sigue con su nokia, quien se preocupo por su celular jajajajj

    ResponderEliminar